Bienvenido! estás en Mandrake Libros web

Adelaida Fernández de Juan
La hija de Darío

Colihue


Páginas: 128
Formato: 140 mm x 220 mm
Peso: 0.3 kgs.
ISBN: 950-563-350-5

"Al principio -supo decir Borges-, todo escritor es barroco, vanidosamente barroco, y al cabo de los años puede lograr, si son favorables los astros, no la sencillez, que no es nada, sino la modesta y secreta complejidad". En los cuentos que integran este libro, Laidi Fernández de Juan logra esa modesta y secreta complejidad. Austera, con la singular destreza que le está reservada a los auténticos narradores, nos lleva a caminar por la calles de La Habana, hace que sintamos el trueno de las olas golpeando el malecón o el murmullo de dos enamorados iluminados por una luna cómplice. Cuento a cuento, sin falsa retórica ni golpes bajos, con palabras certeras y cargadas de belleza, Laidi ofrece un fresco de la Cuba de hoy y consigue que vivamos tanto las penas como las alegrías de sus habitantes. Hay que celebrar que esa Cuba albergue narradoras de esta calidad.

La hija de Darío

$6.300
Envío gratis superando los $20.000
La hija de Darío $6.300
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Mandrake Libros Rioja 1869 - Rosario- Lunes a Viernes de 10 a 19 hs. Te informaremos cuando esté listo para retirar.

    Gratis

Adelaida Fernández de Juan
La hija de Darío

Colihue


Páginas: 128
Formato: 140 mm x 220 mm
Peso: 0.3 kgs.
ISBN: 950-563-350-5

"Al principio -supo decir Borges-, todo escritor es barroco, vanidosamente barroco, y al cabo de los años puede lograr, si son favorables los astros, no la sencillez, que no es nada, sino la modesta y secreta complejidad". En los cuentos que integran este libro, Laidi Fernández de Juan logra esa modesta y secreta complejidad. Austera, con la singular destreza que le está reservada a los auténticos narradores, nos lleva a caminar por la calles de La Habana, hace que sintamos el trueno de las olas golpeando el malecón o el murmullo de dos enamorados iluminados por una luna cómplice. Cuento a cuento, sin falsa retórica ni golpes bajos, con palabras certeras y cargadas de belleza, Laidi ofrece un fresco de la Cuba de hoy y consigue que vivamos tanto las penas como las alegrías de sus habitantes. Hay que celebrar que esa Cuba albergue narradoras de esta calidad.